lunes, 3 de noviembre de 2014

BECOMING AN EXPAT

Since I am moving to Copenhagen, I have been preparing my new life for the previous months. Currently, I am couchsurfing with a wonderful family. The reward of finding hospitable, welcoming and kind-hearted people strength my hopes every morning.

I have Googled, Facebooked, Couchsurfed and mailed dozens of hours. I have used keywords in any search engine I know; I have read official and non-official websites about this country, its paperwork, job opportunities, flat hunting, culture… I am putting into practice all the research and information gathering techniques I know, and asking around those I do not know. However, a face-to-face interview has been extremely useful to clear my head about becoming an expat.

A couple of Spanish friends decided to move to Berlin, their profile? Elementary education, a bunch of English basic words, none of German, and a lack of economic support. They were just following their dreams. So, how did they do it? Simply stated, suffering.

Three years ago, in a short Bboy trip they, as many others, felt in love with the German capital. Some months later they were hosted in their friends’ rooms, their friends’ of a friends’ room, couchsurfers’ floors and sofas, and the cheapest hostels in the city. They spent more than 3 months trying to get a room, which brought hours of hopelessness thoughts and a big amount of depressive feelings. Nevertheless, eventually, they got it. Besides, after another huge amount of desperate search they both got their first shitty jobs. That is how they started to pay their bills, and, little by little, recover the money they had invested in their adventure.

Then, apart from suffering, what were they doing? Being extremely tiresome, being awfully boring. My friends’ wisest advice was “You will never be tiresome enough. Think about it”. They received hundreds of rejections after flat interviews; they sent thousands of unanswered messages; they spoke with countless unfriendly property owners; they printed mountains of ignored CV’s; they tried to convince myriads of arrogant employers…

Every day, we are bombed with motivation messages about fighting for what we want, following our dreams, accomplishing our goals, finding ourselves, etcetera. But, once in the field, what does it mean? It means being the most tiresome and tenacious guy ever, the most boring and repetitive guy you have heard about. It does not matter what people think about you. If you do not allow thoughts to harm you, they will not. Remember that everything has been said, but not everyone has heard it.

There are many polite and shy youngers who, defeated and exhausted, came back to their home countries because they did not want to bother employers and landlords. They did not want to look desperate, weak or annoying. Not surprisingly, key of success is just being the other way around.

Create a social network. Get to know people. Let people know that you are vulnerable, that you do not have anything, neither place to be, nor job to work in. Let them know you are looking for anything; you are craving for whatever… Let them know that you will welcome any help.
Go out and try every possibility. Do not be shy, neither picky nor choosy. Once you think you have covered all your possibilities, go again and again to the same bars, cafés, hotels, restaurants, hospitals…

If the employers say, “We will call you soon” and they do not, just come back and remind them about you, about the call you are waiting for (which probably will never arrive), about your interest in working with them. Make employers hire you just to stop bother them. Make them think that you will never give up; that if they say we will call you soon, you will come back soon. Stick to their memory until your stick to their company. Make them getting rid of you by picking you up. He will forgive that you were the annoying guy of every week when you show him how good you are at whatever he orders.  

If they ask you about your work experience, you have already work in everything, you have been volunteering in something similar, you have already done these tasks, you have the necessary skills to do the job perfectly. Maybe it was long time ago and you have forgotten it… It will be okay.

You will offer them to work without being paid during a couple of days to check how motivate you are. In trial days do more than your best. Show them you want to work, show them you want that job. Movement means life. Do not stop.

If you do not know how to do something, ask around because in your previous jobs things worked differently. Take the best of the privilege of the first weeks and ask everything to everyone. Get to know them, get them to know you. Be the most productive; convince everyone about yourself, about your skills, about your positive impact working with you will have for them.

Convince yourself, believe in yourself, do not give up. Sometimes is easy to lose our confidence, and hopes may fade away. It is normal. Accept and embrace those feelings, they are part of yourself. But they are not yourself. Remember why you are doing what you are doing. Do not forget your purpose; take the present situation as an opportunity for the future, as a new step towards your goals. Write until you believe your words.

Good luck and good hunting.


domingo, 31 de agosto de 2014

DESPEDIDAS EN BOBBEJAANLAND



 

Supongo que es fácil decir que la vida es como un parque de atracciones: ahora arriba, ahora abajo. Pero lo difícil, sin duda, es darse cuenta de la sabiduría que contienen las palabras sencillas. Aunque se tarde años, algún día, se llega a entender que todo cuenta. Que todo suma, que todo nos ha hecho llegar hasta aquí, hasta hoy. Y damos las gracias. Y hacerlo no es, en absoluto, fácil. Por que la vida es algo muy sencillo que se nos complica continuamente. Hacer definiciones simplificadores nunca estuvo bien visto.


No podría resumir en una enciclopedia lo que cuenta el agua en un minuto. Me solicitan que resuma un año en un post. El año más vacío, el más complicado de resumir. No me abrumo, y me permito hablar del proceso, porque el registro está enviado. Recibieron, y recibirán, mis cartas aquellas personas que significaron para mí un paso más en mi camino. A ellos, darles las gracias es más fácil, aunque el ego en ocasiones destruye relaciones.

Las pulseras, la gente las conserva como medallas. I SURVIVED LEUVEN. La única importante para mí, es la que no conservo. Se la dí a ella.


He visto coches marchar. Tantas carreteras… Recuerdo la primera vez que estuve en este país, en estas carreteras. Charleroi-Bruselas. 2010, el tiempo vuela, los aviones vuelan. Volamos (Clica aquí para leer cómo nos fue el vuelo) Bruselas-Londres. Para despedir el bachillerato un año antes. Toda la vida con prisas. Veo un futuro lleno de aviones y bicicletas, porque así viajamos los pobres. En vuelos chárter de última hora.


3 besos y un enorme abrazo. Cambiando las categorías, de conocido a belga, de belga a amigo. Es cierto que los belgas son especialitos, pero hay algunos que hacen el año especial. Para ellos he sido el que ha estado este año. Para mí, han sido mi año. Ahora, parte de mi vida. Un pequeño temblor en su vida que no se desestabiliza. Para mi vida desestabilizada, una viga de construcción. Ahora cambian las tornas; al principio del año, era lo que dejaba, ahora ellos se quedan, y yo me marcho. Cuánto menos traigas, más te llevas. ¿Qué me llevo? Hay que venir vacío.

 

Grandes moles de cristal capitalista. Una sociedad que no se da cuenta que lo único que llena es el vacío. Las cosas gratis de la vida no tienen precio. Respirar es mi nueva droga.

 

Continúo jugando a ser periodista de taxistas, preguntando sobre sueños por frustrar.

-          Make some money, travelling and see with my own eyes… that everywhere is the same.
-          But…, what do you mean with the same?
-          People live their life; in a different way, it’s true; but it’s like that. Everybody is living his life…
-          Just go with the flow…


Hoy he dicho adiós al niño que fui, a esa parte de la infancia que Tom-Tom representaba. Un niño de 12 años, 40 kilos, 145 cm de estatura y la cara más mona que he visto este año. Me comentó el jueves pasado, golpeándose el corazón, que empieza la educación secundaria el lunes que viene (mañana): “I am getting old man”. Sus ojos verdes como lunas de esmeralda aplastan mi corazón, y la losa del tiempo me asfixia un poco más. La siguiente vez que me vea a Tom, no será Tom. Muchos cambios le esperan en muy poco tiempo. Hoy en el campeonato nacional de Bboying en Bobbejaanland él ha quedado tercero de su categoría. Hace un año, no pasaba las calificaciones previas. Empieza la ESO… tendrá muchas historias que escribir. Sonrío mientras lloró imaginando que la barba que le crecerá, algún día parará mis lagrimas. Me arrodillo ante ti, pupilo.


Siempre hay belleza aunque sea poca y esté escondida. Es cuestión de aprender a mirar, de escuchar a los pájaros. En Bélgica, después de llover, sale el sol. Pero, de manera excepcional, los arco iris solo se provocan en las ferias del diablo, Duveltjes Kermis, esos momentos de irrealidad en los que además de llover, sale el sol.


Vuelta a lo efímero. Pulso enviar y mando un What’s App: “If I were alone right now, I would be crying.” En Bobbejaanland el molino eólico sigue girando.

P.D. Nunca hubo adioses, que todo fueron hasta luegos. Nunca aprendí a decir adiós. Siendo la muerte una situación tan irrevocable, me dan miedo las despedidas. 

Somos lo que dejamos



Como elogio a lo palpable está es la dedicatoria que Tom y Petra escribieron en un álbum de fotos perenne (si, con hojas, con tinta) rebosante de realidad, de recuerdos. La mayoría escapa en Ryanair, yo soy el que se queda. Regalé los tubos de ensayo de Petra rellenos de arena del Sahara a mis amigos, que como ya había sido predicho, se escaparían entre mis dedos. Y duele. Es el reloj de arena de la vida convertido en barro por los jarros de agua fría. Abrir los ojos y verse en un aeropuerto rodeado de lo que te llevas, porque has sido lo que dejas. Abrazos eternos y fugaces. Mortales. Ver ciudades que se transforman en maquetas. Cerrar los ojos y visualizar recuerdos que una pantalla súper AMOLED multitáctil nunca mostrará. Las reflexiones sobre el tiempo, la madurez y la vida son inevitables en estas situaciones. Son tristes, adaptativas, liberadoras e indicadoras de la ausencia, esperemos temporal, de algo que ha sido querido. Llorar es sano. El crecimiento personal se fundamenta en el aprendizaje de las experiencias. La escritura es medicina. Internet, creando nuevas barreras, rompe las viejas. Las cartas  son comunicación. La enviaré por e-mail. 


Las mudanzas implican movimiento y selección. Tras un año acumulando cosas hemos de decidir que nos llevamos y que dejamos. Una buena opción para conservar nuestras posesiones puede ser contratar un servicio de mensajería y enviar un paquete a nuestra ciudad natal. Diversas fuentes me informan que GLS (https://gls-group.eu/), Packlink (http://www.packlink.es/es/), o EcoParcel (http://www.ecoparcel.eu/?Pages.Home ) son interesantes alternativas con buena relación volumen, tiempo de envío y precio. Otra opción es hacer una subasta con lo más valioso que poseemos, tiempo. Una amiga italiana se deshizo un juego de témperas a cambio de irse de picnic y recibir un masaje.

El último viaje suele ser el más complicado. Rebosante de maletas y emociones. Para ir al aeropuerto, la infalible y famosa GoPass nunca falla. (Excepto cuando hay huelga de trenes, estad atentos). Un autobús es un perfecto plan B. Pero sin duda, la mejor opción es conocer un belga simpático y con coche, (difícil combinación) os acerque al aeropuerto. 


Los cabos atados y los planes be, cuántos más, mejor. Dada a situación económica y laborar, no sería de extrañar que otros sectores se uniesen a los controladores aéreos franceses que dejaron a más de uno en Zaventem con cara de tonto. Las huelgas como medio de queja son para inculpar al jefe, no al trabajador. Para emergencias, el móvil con saldo y la batería cargada. La instantaneidad no garantiza ni comunicación, ni disponibilidad. Para un feedback inmediato una llamada telefónica ahorra minutos buscando wifi en el aeropuerto. De todos modos, un avión cancelado o perdido es solo el principio de una nueva aventura.  Que tengáis un buen viaje.




Londres-Bruselas 2010

Este texto fue escrito en 2010 tras el viaje realizado en primero de Bachillerato, como viaje de fin de curso.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Volamos.
Desde una ciudad pequeña a una hermosa capital europea. El frío y la esponjosa nieve nos daban la bienvenida en un viaje repleto de anécdotas, conocimiento, experiencias y recuerdos. La majestuosidad de la Grand Place nos ofreció una belleza nocturna inusitada en España. Aquellos edificios inspiraban recuerdos de otras épocas de gran poderío y mayor esplendor. Desde la sauna del hotel vimos la ciudad que durante dos días nos iba a acoger como a sus hijos. Esa gran metrópoli llena de vida, cultura y dos idiomas.
Visitamos la comisión europea y confirmamos que Valladolid forma parte de Europa. Un paseo nevado por la ciudad nos invitó a perder la cabeza en la Plaza del
Cincuentenario. Una ciudad cargada de belleza, libros y mucha nieve. Al día siguiente con los dedos entumecidos visitamos el parlamento. Ese edificio que habíamos visto en los telediarios. Aquel hemiciclo hacía reflexionar sobre el diálogo, los idiomas y la unidad de miles de personas con un territorio en común. Antes de marchar visitamos el famosísimo niño meón y paseamos por última vez por aquellas calles congeladas con aroma a chocolate; un ejemplo de cómo el siglo XXI come terreno a las lejanas épocas doradas…
Un tren subacuático nos llevo a una isla donde todos creíamos conocer el idioma, pero la realidad es completamente diferente. El primer paseo por Londres nos acerco a un mundo de enorme bullicio y variedad, donde algunos nos quedamos con peligrosas historietas. La mañana siguiente conocimos el abarrotado Tube, que nos llevo a Camden Town. Un mercado lleno de cachivaches, camisetas y demás innecesarios artículos que adornan nuestras estanterías con una dosis de nostalgia y amor. Visitando los edificios, Saint Paoul, las casas del parlamento, las orillas del Támesis, el ojo de Londres. Una ciudad para pasear.
 El museo británico nos mostró el alcance de la creatividad, la sabiduría y la belleza de los humanos a lo largo de toda la historia y todas las culturas. Bajo la severa mirada del General Wellintong pudimos observar grandes obras maestras en la National Gallery. La luz y la fuerza de los girasoles de Van Gogh nos incitaban a disfrutar cada momento como si fuera el último.
La imponente guardia real no nos quiso acompañar a Buckingham Palace, el pequeño hogar de la Reina de Inglaterra. La artificial luz de Picadilly nos recordó que seguíamos en el futuro tras un largo día de viajar en el tiempo. El día siguiente fue para la ciencia. Estuvimos en el National History Museum y el Science Museum. El cerebro humano ha conseguido llegar a límites de sabiduría y conocimientos que no solemos apreciar. Por la tarde visitamos el templo del capitalismo y el consumismo. Los Almacenes Harrod´s enjabonaban las plantas con todo tipo de artículos: peluches, instrumentos musicales, alta tecnología, libros, ropa, mobiliario y etiquetas con excesivas cifras delante de la británica libra (Hilario: no sé donde esta la L de la libra, si la puedes poner…)
Como la nieve de Bruselas, la lluvia y la niebla de Londres nos acompañaron hasta el último día. El último paseo… Agotados los cuerpos subimos al autobús soñando, imaginando y deseando volver sin habernos marchado.

El avión nos traslado de nuevo a nuestra ciudad natal mostrándonos la incomparable vista del mundo desde el aire; reflexionando sobre nuestra Tierra, enormemente desconocida, con ansias de ser visitada y mostrarse, de viajar… Pero gracias a este viaje cargado de tonterías, idiomas desconocidos, nuevas culturas, enchufes de tres clavijas, marca páginas y recuerdos; dos grandes ciudades de este pequeñito mundo están un poco más al alcance de nosotros.

domingo, 13 de julio de 2014

Burocracia antidepresiva.

El temor a la escritura. Registro imperecedero, inconscientemente considerado herramienta y resultado del trabajo. Control evaluativo, papeleo y burocracia. Será por eso que cuesta sentarse a (no) pensar. Como proceso de vaciado, meditar es más estático.

Caracterizado por su profesionalidad belga, la KU Leuven envió un mail a todos los estudiantes informando sobre fechas y procesos administrativos necesarios antes de la vuelta a casa. Como resumen enumerativo, apuntad en el calendario el día 3 de Julio, liberación de los resultados; agosto/septiembre, para los no agraciados; 4 de Julio, se empiezan a imprimir los expedientes académicos. Para los impacientes que ya se marcharon, no preocuparse, llegará por correo postal a casa. Importantísimo, antes de montar al avión haber firmado el certificado de estancia. Para no marear a los pobres flamencos, recordar que hay que eliminarse del registro del ayuntamiento, y si tenéis alguna cuenta bancaria, conviene cerrarla también. Por amor al casero, limpiar la habitación, devolver las llaves y pedir la fianza. La comida fuera del frigorífico. Vivir con 19 flamencos me ha enseñado que “It’s not mine” es una respuesta infalible e indiferente contra platos mohosos de hace más de un mes.

 Nos enseñan en clase de psicología que los amigos no somos terapeutas. Aún así,  en la mayoría de los casos, nuestra falta de profesionalidad no resta beneficio curativo. Se me ocurrió juntar lo poco que he leído de psicología positiva y aplicarlo a nuestra especial situación psicológica: La depresión post-erasmus. Seligman nos explica como lidiar con el día a día enfocándonos en lo positivo. Yo, como buen estudiante, me aplico las técnicas. Cada noche, escribo 3 cosas positivas que han ocurrido en ese día y explico el porqué ocurrieron. Al menos una vez a la semana, escribo una carta a alguno de mis amigos que marcharon, dándole las gracias por compartir conmigo este año, y le cuento lo maravilloso que ha sido disfrutar con el parte de mi vida. Se las envió por e-mail. El Facebook, origen de melancolías y placeres instantáneos, tiene un impacto depresivo muy importante. Ver 10 veces más las fotos de tu última fiesta erasmus no te va a hacer volver. Sal a la calle a dar un paseo, haz algo que te guste, que te llene, crea, medita. Mirando hacía el futuro es como podemos disfrutar del pasado. Intentando recuperar el pasado, se escapan las oportunidades del futuro.

Depresión Facebook

Seligman

sábado, 5 de julio de 2014

¡Qué empiece el partido!


La hermosura del silencio que ofrecen las calles cuando hay partido de fútbol. Tras tanto ruido vuelvo a oír mis pensamientos. Los discretos comentarios de forofos escapando por los balcones me informarán si alguien mete gol o hace una falta. Cuando lo privado es público, en público todo es privado.

en la ciudad sin persianas
 todo son cortinas de humo
 para no fumadores”
(del Val, F. Lenguas de hielo)

Desde Leuven, Oude Markt me ha ofrecido las resacas victoriosas de la imbatida Bélgica del grupo H. Me abren los ojos las miradas perdidas por el alcohol, los innumerables vasos de cerveza esparcidos por el suelo, y la enorme creatividad de las belgas para combinar los colores nacionales: zapatos negros, medias amarillas y falda roja. No le puedo explicar a un español como ver un partido de futbol: ir a la zona de bares y pedir la cerveza de la ciudad anfitriona

Antwerp  à
De Koninck
Brugge  à
Brugse Straffe Hendrik
Gent  à
Gentse Strop
Leuven  à
Estela Artois
Mechelen  à
Gouden Carolus
Brussel  à
Lambic (Cantillon Lambik, Lindemans Lambik)

A mi, español rarito, no me gusta demasiado el fútbol. Aún así, envidio en cierta manera a todos aquellos capaces de olvidarse de sus problemas durante un par de horas. Tras ahorrar una inmensa cantidad de dinero a la Federación Española (720.000 euros por jugador en caso de ganar, solo 60.000 si llegaban a octavos); los jugadores de la selección española, más famosos que ambos reyes, (el último, hablo de memoria y sin referencias, coronado el mismo día que España-Chile (0-2)), tendrán que volverse a España cuando acaben sus vacaciones pagadas en Brasil.

Ya que Brasil queda demasiado lejos para el ciudadano medio, es mejor coger un Ryanair a algún sitio que pille más cerca. No se me ocurre mejor alternativa que venir a Bélgica a ver a los Red Devils, que jugarán el día 1 de Julio contra Estados Unidos y, en caso de ganar el día 5 de Julio a las 13.00 contra Argentina. No dudéis que este país con una selección de segunda recibirá con los brazos abiertos a los ciudadanos del país que lo ha ganado todo en estos últimos seis años. Recordad, gorra negra, camiseta amarilla y pantalón rojo. El gorro morado dejadlo en casa que Felipe, hijo de Alberto II, en verano de 2014 no pasa frío. Que disfrutéis del partido, me voy a duchar.

Para más información sobre cervezas belgas:

Para más información sobre fútbol:

Información sobre los Red Devils.

Link sobre los datos de selección

Link sobre Felipe


lunes, 14 de abril de 2014

IT'S NOTHING

Hace algunos días, impulsado por mi creciente afán por enviar cartas y un arrebato de romanticismo, decidí ir a la oficina de correos postal de Leuven para enviar una copia física de una carta escrita a una amiga. En una ciudad en la que como estudiante, tengo acceso gratuito a Internet en casi cualquier punto de la ciudad, consideré el paseo hacia la oficina de correos como una visita turística. Una vez en la oficina, la trabajadora de la oficina de correos cumpliendo con su honroso trabajo amable y diligentemente pesó en la báscula los seis folios y el sobre reciclado del ayuntamiento con el nombre de mi amiga en el anverso (por ahorrarme el dinero del sobre), asegurándose que algún gramo en exceso no iba a suponer un cargo extra. Fue una no demasiado agradable sorpresa para mí saber que enviar una carta de Bélgica a España me iba a suponer 1.17€. Tras tanto período digitalizado se me habían olvidado los precios de las antiguas reliquias de la era pre-Internet, como por ejemplo, lo que cuesta enviar una carta por correo postal. Mi cara de sorpresa al conocer la cifra provocó una cierta mirada de extrañeza en la funcionaria. Yo, persona excesivamente expresiva y deplorablemente educada, con mi pésimo acento y cometiendo infinidad de faltas gramaticales y léxicas le miré con asombro y le pregunté:

-          1.17 Euros?? To send one letter?? To Spain??

La extrañeza de la trabajadora de sueldo mínimo belga superior a los 1.700€ al mes se multiplicó viéndose obligada a contestar a tamaña obviedad.  

-          Yes, of course.  One euro, what is one euro? It is nothing. Even, 10 Euros… It’s nothing.

Me atropellé por las prisas cuando le manifesté, con excesiva prontitud e indignación, sus enormes dificultades para entender mi situación. Respirando ventralmente, contando hasta tres y olvidando la semana de comer arroz que había pasado, más calmada y educadamente, le intenté explicar que, desde mi punto de vista, era comprensible que su situación hacía un tanto difícil entender que para un estudiante universitario en un país de mayor riqueza un euro, en ocasiones, marca una seria diferencia, y diez, más. La respuesta correcta, que como en toda buena discusión llega tomándose un café unas horas más tarde, hubiese sido pedirle amablemente, si por favor hubiera podido aportar aquella ínfima cantidad de su propio bolsillo. Algo que teniendo en cuenta la generosidad y el desprendimiento belga es extremadamente improbable. Ella, no demasiado convencida continuó haciendo su trabajo. Yo, que entre tantos otros defectos tengo el gran fallo y vicio de la verborrea y la pedagogización, pues creo que evitar la confrontación con un sólido razonamiento es más efectivo, le continué explicando que la información contenida en una carta puede ser transmitida por correo electrónico a través de Internet de manera gratuita e instantánea. Entonces, y ahora sí, la trabajadora de la oficina de correos remató la jugada.

-          Yes, yes!! Internet!! Is expensive!!
-          Expensive?!?!?!

Mi cara se transformó en un cúmulo de expresiones de incredulidad y pasmo. Incluso habiéndome convertido en un acérrimo enemigo de Internet y de la era de la inmediatez, hay ciertas afirmaciones que me cuesta digerir… Decirme que Internet is expensive… Recuperando la serenidad y con paciencia. Utilice un poco de mi razonamiento occidental para explicarle mi parecer.

-          Well, supposing that an average price for the Internet is 30€ per month, could be, no? More or less? Right? Okay. In one month, how many letters can I send? (La mujer utilizo su veloz cálculo mental para echar unas pocas cuentas aritméticas.) Where?

Ahora sí, cayó en la cuenta.

-          Well, that’s true. Yes…

Le deseé un buen día y me marché de la oficina de correos sabiendo que probablemente sería la última carta postal que mandaba de manera voluntaria y espontánea.

Soy consciente de que Internet ha destrozado y sigue destrozando el romanticismo de la paciencia y la espera, así que como muestra de arrepentimiento y petición de disculpas, le rendiré un breve homenaje a los pequeños y colosales actos de romanticismo del siglo XXI, añadiendo  un poema a la enormidad de información contenida en Internet. El poema firmado por Fernando del Val se encuentra recogido en el libro Orfeo en Nueva York. Si hubiese puesto el poema al principio de la entrada del blog, me habría ahorrado unas 800 palabras de innecesaria información, pues considero que la situación descrita está perfectamente recogida en la interpretación personal que hago del poema. No estoy seguro si en esta historia soy King Kong, el usurero, o ambos, al menos está vez, aunque haya muerto matando, envié la carta.


king kong cayó en la cuenta
que estaba sumando un usurero en plena calle

aplasto los números y lo aplastó a él y zanjó toda posibilidad venidera
de amor

murió matando

(del Val, Fernando, 2011)




        Referencias
        del Val, Fernando. (2011). Orfeo en Nueva York. Editorial DIFÁCIL.


lunes, 7 de abril de 2014

No es lo que tienen, es lo que son.

una barba seria, concentrada
poblada de canas debidas a la experiencia y las preocupaciones

rizos grecolatinos
garfios que enganchan ideas
danzando al son del viento

observador etéreo, idealizado
lleno y vacío, ocupado

agua trasmitida en palabras
comunicación convertida en movimiento

comunión y aprendizaje


gratitud


Trenes, contenidos y formados por vida y movimiento, suelen presentárseme como lugares idóneos donde la mis ideas y pensamientos emanan, brotan y se transforman en escritura. Un cerebro estimulado a veces por la compañía, a veces por la soledad. Pero comúnmente creador en soledad procedida de compañía. Es el momento de volver a casa, sobre raíles, alejándome del aeropuerto y el avión que no cogeré. El avión que ahora mismo sobrevuela la realidad probablemente no sea el suyo, pero me encanta pensar que sí. Quiero creer que han llegado hasta ahí no por lo que tiene, por lo que son.

Universos individuales creados a lo largo del tiempo y la experiencia. En mi mente ahora mismo (reverenciando el valor del momento, de la escritura y de lo no-inmediato) se encuentran bailando dos grandes nombres del panorama bboying español. Un nombre labrado tras muchos años de experiencia, consistencia y aguante; y un nombre que ha florecido de manera exponencial en los últimos años. Lo moderno y lo clásico reencontrado, derribando barreras temporales, y yo observador, por creyente en las casualidades y aficionado a la belleza.

El nombre, no representativo de la esencia, es lo poseído, lo que han conseguido a través del esfuerzo. Ni siquiera los grandes creadores de la vida son capaces de robar la esencia con un nombre, pues son artistas pero no genios. En una sociedad orientada al consumo, a la posesión y a la comparación, no importa qué o cómo se sea; importan los logros, los resultados, el producto. Una maciza lástima me invade cuando me doy cuenta de que es necesario obtener algo tan individual y personal como el nombre, la representación de lo que se es. Pero la esencia ahora mismo escapa, vuela sentada en el 14D y en el 14E a 30.000 pies de altura y escribo y pienso en ellos porque no me importa lo que tengan, me importa lo que son.

Observo fragmentos de vidas completas. Apago la luz y me pongo a mirar a los astros que componen universos infinitamente desconocidos, incluso para el propio posesor. Hay motivación intrínseca, hay simbolismo onírico, hay ideas alocadas. Uno conteniendo y el otro desprendido al viento, ambos son generosos, entregados, desprendidos. Humanos y compasivos, emanan una enorme conciencia social, conocedores del mundo imperfecto que los rodea. Oponentes a la sociedad de consumo, son creativos, son originales, son artistas. Expertos comunicadores transmitiendo su alma a través del movimiento. Producen con su propio cuerpo infinidad de sensaciones en el observador receptivo, vacío. (El vacío, la completa ignorancia de lo que el objeto posee, recoge lo que verdaderamente es, olvidando la realidad que es mostrada) Desde lo más primitivo a lo más evolucionado. Comunicación directa y pura con el espectador, recíproca si es en el pasillo de un hotel forrado con moqueta lacerante. Hay alegrías y hay penas, triunfos y fracasos. Hay problemas tan transcendentales y profundos como la muerte, y tan mundanos y asfixiantes como el dinero. Hay lucha, hay esfuerzo, hay resistencia. Supervivientes de un ambiente cambiante, próspero en algunas ocasiones y pernicioso en otras. Pues el ser humano esta construido para amar, aunque envidie y odie en ocasiones. Todo nos afecta.  

Mi fe en la humanidad me obliga a escuchar y a intentar comprender todos los puntos de vista de cualquier ser humano. Sean cuales sean. Y el resultado es que las energías y las esperanzas se me renuevan con cada palabra sinceramente sentida proveniente de una mente caracterizada por el dinamismo. Me consuma que la gente siga utilizando el corazón y el cerebro.

Frases resonantes de genios interpretadas por grandes artistas me recuerdan el valor de la humildad. Ni yo, que no me considero ni genio ni artista,  ni mi texto, ni siquiera una burda copia de la realidad, pueden contener la esencia de estas dos personas increíblemente maravillosas. Pero, cuando el mensaje merece la pena ser transmitido, perpetuado y compartido, me sirven servilletas de bares, firmadas de antemano con un elocuente:


“Gracias por su visita”